Reducción de estómago por endoscopia (POSE)

Técnica innovadora para tratar la obesidad de manera menos invasiva, ya que se realiza a través de endoscopia, sin necesidad de ninguna incisión.

La prueba se realiza con sedación profunda, y siempre bajo control de un anestesista. Consiste en hacer varios pliegues en el estómago y suturar los mismos, reduciendo así su capacidad. Al hacerlo a través de endoscopia, no se produce ninguna herida, lo que evita riesgo de infecciones, cicatrices, dolor post-cirugía y permite una rápida recuperación del paciente en pocas horas.

Los pacientes con problemas de obesidad pueden optar también a la colocación de un balón intragástrico: A través de la boca y sin hacer ningún tipo de incisión se introduce al paciente una esfera de silicona llena de líquido. Esto provoca una sensación de saciedad que ayuda al paciente a perder peso. El paciente debe seguir controles periódicos del endocrinólogo. Se pueden colocar dos modalidades de balón: el balón que es es retirado por la misma vía endoscópica a los 6 u 8 meses, y el balón que permite ser rellenado de líquido a los 6 meses y alargar sus efectos hasta 12 meses.

Posibles efectos adversos: dolor abdominal pasajero (menos del 3% de los casos); sangrado gástrico habitualmente leve (1% de los casos y raramente de importancia para que requiera tratamiento endoscópico) y episodio de absceso intraabdominal. Recomendamos consulte esta información al especialista que le practicará la prueba.